Bloody Mary, la reina de los coctels

03/11/2013

COCKTAILS - Por SSVUV

No sólo es, según afirma la sabiduría popular y confirma la experiencia personal, el mejor remedio contra la peor de las resacas. Comparte con el Dry Martini y con el Manhattan el estrecho y disputado trono reservado al cóctel más famoso y elegante del mundo. Eso sí, les saca a sus contendientes más de una cabeza de ventaja. En realidad, les saca miles.


La historia

Miles fueron también las cabezas que cortó la sangrienta reina inglesa que le cedió su nombre a cambio de un lugar en la historia lejos de las persecuciones sin tregua y las matanzas con las que castigó a sus compatriotas protestantes. María Tudor, Bloody Mary, María la Sangrienta, reinó de 1553 a 1558. El Bloody Mary, la bebida creada en 1921 para homenajearla, ya ha superado su efímero reinado con creces. Y sin tener que matar para conseguirlo más que a unos cuantos millones de traicioneras resacas.

Nada más oler la bebida que le acababa de ofrecer "Pete" Petoit, el afamado coctelero del Harry's New York Bar de París, el cliente que no ha pasado a la historia lo tuvo claro: "Huele como Mary, esa chica pelirroja que conocí una noche en ese local de Chicago, The Bucket of Blood (El Cubo de Sangre)".

En los difusos límites de la leyenda, las reinas se entremezclan con las meretrices y María Tudor acaba convirtiéndose en Mary, una chica de vida alegre que, al parecer, podría ser la verdadera "Bloody Mary".

Lo que nadie duda es que nació en París, de las agitadas manos de un norteamericano y en uno de los bares de copas más antiguos de Europa. El mismo que fue transferido en 1911 pieza a pieza desde Nueva York hasta la capital francesa. El mismo en el que Ernest Hemingway tomó casi tantos tragos como en El Floridita. El mismo por el que se paseaban Douglas Fairbanks o Gene Kelly mientras George Gerswhin componía en el piano "Un americano en París".


La receta


· 1 parte de vodka

· 1 y ½ de zumo de tomate

· 1 ml de zumo de limón

· 3 gotas de salsa Worcestershire

· 3 gotas de tabasco

· Una pizca de sal

· Una pizca de pimienta negra


Mezclar los ingredientes en una coctelera llena de hielo (conviene que el zumo de tomate ya esté bien frío). Se sirve con unos cubitos de hielo y se puede decorar con una aceituna o una hoja de apio.

Algún error en el artículo? Envíanos las correcciones por favor.

comments powered by Disqus